Qué ver en Florencia

Florencia se presenta arrebatadoramente bella ante los ojos de los turistas. Una ciudad llena de historia y cultura que demuestra que el paso del tiempo no siempre termina con el esplendor de una gran capital histórica.

Pasear por sus calles, recorriendo su particular trazado, nos transporta a otra época. Época de mecenazgos, de grandes construcciones, palacios señoriales y esculturas con curvas casi reales.

Quizá uno de los lugares más visitados sea la plaza del Duomo. Cuando nos topamos frente a frente con ella podemos sentir nuestra respiración entrecortada. La grandiosidad de sus edificios, mezclada con esa tonalidad celestial de mármol policromado, hará que nos sintamos las personas más afortunadas de la tierra por poder disfrutar de semejante espectáculo arquitectónico.

Tres habitantes imperecederos residen en esa enorme plaza. Por un lado tenemos la catedral de Florencia, el Duomo, Santa María del Fiore, uno de los templos más grandes de la cristiandad, que sorprende con una inmensa cúpula, obra de Brunelleschi, de 45 metros de diámetro considerada como una de las más bonitas de todo el mundo.

Más información: el Duomo de Florencia

La fascinante cúpula de Brunelleschi

El campanario de esa catedral se encuentra justo frente a la misma, en un edificio independiente llamado Campanile de Giotto. Este gran torreón, realizado también con mármol policromado, fue construido en el siglo XIV por Guiotto y Andrea Pisano.

Por último, es imposible no fijarnos en el Battisterio di San Giovanni, el cual descansa en la parte más céntrica de la plaza. Este es el edificio más antiguo de toda Florencia, y aunque su interior no es realmente imprescindible, si lo es observar sus puertas de acceso. En especial la puerta llamada “Puerta del Paraíso”, una copia de la puerta original que Lorenzo Ghiberti realizó durante 26 años. Esta preciosa entrada destaca por unos relieves que narran historias del Antiguo Testamento con una maestría desbordante.

Otra de las visitas más famosas de la ciudad es la de su Ponte Vecchio. Si bien es cierto que resulta imprescindible entrar dentro y observar sus escaparates, con las joyas más bonitas y artesanales que podamos imaginar, realmente la visión más típica es la que podemos hacer fuera del mismo, observando mejor su estructura.

El origen de este lugar estaría en la época de los romanos, que al parecer lo construyeron en madera. No obstante, esta primera construcción sería destruida en 1333 a causa de una fuerte inundación. Tras el desastre se comenzó a diseñar otro puente en piedra por el arquitecto y pintor Taddeo Gaddi. Hoy por hoy es el puente más antiguo de Europa y el único que sobrevivió la ciudad durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

Más información: el Ponte Vecchio

Florencia cuenta con bastantes plazas, todas ellas con algún encanto especial. No obstante, una de las más visitadas con diferencia es la de la Piazza della Signoria.

Aquí el turista encontrará edificios tan destacados como el Palazzo Vecchio, la Logia dei Lanzi, que no es más que un museo al aire libre con numerosas copias de estatuas importantes y destacadas. Además, la plaza se completa con la famosa fuente de Neptuno y la Estatua ecuestre de Cosme I.

La parte más artística de la ciudad la ponen los museos; y es que en Florencia encontramos dos de las galerías más importantes de toda Italia. Por un lado tenemos la Galería de los Uffizi. Este lugar, además de ser importante a nivel nacional, cuenta con el reconocimiento de medio mundo, colocándola como una de las pinacotecas más prestigiosas del globo.

galeria-de-los-uffizzi-1

La Galería de los Uffizi

Entre sus innumerables salas nos toparemos con obras de arte tan conocidas como el Nacimiento de Venus (Botticelli), la Adoración de los Magos (Leonardo da Vinci), la Anunciación (Leonardo da Vinci), Virgen del Jjilgero (Rafael) o la Venus de Urbino (Tiziano).

Más información: la Galería de los Uffizi

Los amantes del arte tampoco deben perderse la visita a la Galería de la Academia de Florencia. Un lugar en el que encontraremos numerosas obras de carácter religioso, esculturas de diversas épocas y la joya de la exposición, el magnífico David de Miguel Ángel. Una obra llena de realismo y perfección que nos dejará completamente boquiabiertos.

Más información: la Galería de la Academia

Como podemos observar Florencia cuenta con una enorme lista de Patrimonio, que es ampliada por numerosas iglesias, plazas y jardines. Un recorrido por una de las ciudades más bellas, que nos dejará con un buen sabor de boca.

Imprimir

Categorias: Visitas en Florencia



Comments are closed.