Qué comer y dónde en Florencia

pappardelle

Si existe un término que pueda describir la cocina florentina es, sin lugar a dudas, frescura; y es que degustar platos recién hechos con los productos más frescos que podamos imaginar no tiene precio. Productos de la tierra que van desde verduras, carnes e incluso pescados.

Debemos comenzar hablando, indudablemente, del sabor de su aceite, venido de los innumerables olivos que perfilan el paisaje de la toscana. Un producto que encontraremos en la mayoría de sus platos, ensaladas, pastas e incluso en las pizzas con una especie de aceite de ajo o aceite picante (dependiendo de nuestros gustos).

Atención especial debemos darle a los fiambres; y es que en Italia en general, los fiambres son deliciosos. En Florencia destaca la finocchiona, que es una especie de salchichón, así como el jamón, mucho más dulce que el nuestro.

Los entremeses florentinos son como los aperitivos españoles. En Florencia nunca se empieza a comer sin haber degustado uno de estos entremeses, que pueden pasar por una deliciosa crostini di fegatini (tostada de hígado) o cualquier otra tostada aderezada con fiambres italianos.

Entre los platos fuertes, evidentemente encontramos la pasta. Pasta fresca hecha a mano de una textura y sabor inigualable. Podemos comenzar con una pappardelle, que son unos tallarines un poco más anchos hechos con huevo, esta pasta se hace con diferentes sabores y salsas. Por ejemplo, podemos probarlos al jabalí, con setas, ragú, alcachofas o salchichas.

A pesar de que la pappardelle es bastante famosa en Florencia, lo cierto es que cualquier tipo de pasta es posible en sus restaurantes. No obstante, tampoco debemos perdernos sus famosas sopas, pues en la Toscana estos brebajes son bastante comunes. Hay sopa de todo, de papa al pomodoro, la rebollita, la carabaccia. Sons sopas contundentes  debido a la gran cantidad de alimentos, pero el sabor es impresionante.

En cuanto a las carnes, lo cierto es que el sabor es bastante diferente y especial. La mayoría de estas carnes vienen del Valdarno o del Mugello (zonas bastante cercanas a la ciudad) y se suelen cocinar a la parrilla.

Quizá uno de los platos más famosos sea precisamente el Bistec a la Fiorentina. Un trozo de bistec grueso, cocido sin ser ensartado y semi crudo.

Evidentemente aquí también encontraremos pizzas de esas que te hacen relamerte una y otra vez. Esas pizzas que cuando vuelves a casa tienen la culpa de que ya ninguna más te sepa igual. Y como decíamos antes, es bastante común que los florentinos viertan aceite por encima de estas, así que “donde fueres, haz lo que vieres”.

Existe otra especialidad que quizá no sea agradable para muchos. Aun así, es imprescindible probarla. Se trata de los platos callejeros a base de carne como la trippa o el lampredotto. Están hechos con el estomago de la vaca y realmente tienen un sabor delicioso, mezclado con más condimentos.

En el tema de los postres, evidentemente debemos probar sus magníficos helados. Grandes cantidades de azúcar que nos dejarán con una sonrisa en la cara y el estómago completamente saciado.

En cuanto a los lugares para comer podemos recomendaros algunos como el Borgo Angico, emplazado en la piazza santo spirito. Un lugar de ensaladas y pizzas bastante generosas. Imprescindible probar aquellas que se condimentan con queso fresco de búfala.

Otro lugar mítico es el Gusto Leo en la Via del Proconsolo, muy cerca del museo Bargello. El precio es bastante económico y la comida está deliciosa, raciones generosas.

En cuanto a la pasta, podemos probar con la Trattoria di Tito, en la Via S. Gallo. A pesar de no tener pizzas, la pasta y las carnes son exquisitas. Además, los postres como el tiramisú nos dejarán embriagados.

Más información sobre Florencia:

Foto vía: Papardelle

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Gastronomia florentina



Comments are closed.