La Galería de los Uffizi, pinacoteca florentina

Galería Uffizi

La Galería Uffizi es una de las pinacotecas más importantes de Italia y el mundo. Una gran exposición que contiene una de las más antiguas colecciones de arte del mundo. Es, sin lugar a dudas, visita obligada si viajamos a Florencia, sobre todo si disfrutamos con el arte.

  • Historia

La construcción del palacio de los Uffizi fue iniciada en 1560. Al parecer, la familia Médici, una de las más influyentes en Florencia por aquellos días, veía insuficiente el espacio de su Palazzo Vecchio para todas las actividades a las que se dedicaban esta poderosa familia de nobles, de ahí el nombre de “Galería de los Oficios”. Así, encargaron a Giorgio Vasari, pintor y teórico renacentista, la construcción de este nuevo edificio.

Las obras del majestuoso edificio terminaron en 1581, momento en el que el palacio comenzó a atesorar piezas de la colección de la familia.

Cuando llegado el siglo XVIII esta noble familia se extinguió, las obras de arte peligraban. El ducado de Florencia había pasado a dominio austríaco, y al parecer, la enorme colección corría el riesgo de ser enviada a Viena. No obstante, la última duquesa, Ana María, decretó la permanencia de la colección donándola en su testamento al pueblo de Florencia.

Podemos decir que esta galería sería el inicio o gérmen de los museos modernos, pues durante el siglo XVI era abierta a los visitantes que lo solicitaban gracias al “Patto di Famiglia”. Además, en 1765, las puertas abrirían oficialmente al público como museo.

El número de obras es realmente importante, tanto, que muchas de ellas, como gran parte de la colección de esculturas, han tenido que ser repartidas en otros museos de la ciudad.
Para que nos hagamos una idea, el museo contaría con un enorme vestíbulo de entrada, varios corredores amplísimos y más de 60 salas. Un recorrido que sin duda nos ocupará gran parte del día, siempre y cuando queramos ver con calma sus obras.

  • Colección y salas

Podemos comenzar nuestra visita virtual por el Corredor del Este, destinado a ser la galería de las estatuas. Además de contener un sinfín de estatuas encargadas por los Médicis para decorar varias de sus propiedades y jardines, encontramos obras griegas y romanas, muchas de ellas completamente reconstruidas.

Así, podemos destacar la Estatua icónica de la emperatriz Elena, el Doríforo (copia del de Policleto), Baco y Sátiro, Heracles y el Centauro o Pan y Dafne (original De Heliodoro de Rodas).

Comenzando por las salas, podemos hablar de la Sala Arqueológica, con obras creadas en Roma. Muchas copias del Doríforo de Policleto y algunas obras realmente interesantes como el Busto de Cicerón en ónix de mitad del siglo I, o el Torso Gaddi, del siglo I a.C.

En la segunda sala ya comenzamos con las obras pictóricas. Esta sala está inspirada en el Duecento, en concreto en las obras de Giotto. Así, encontraremos un sinfín de obras de la primera mitad del siglo XII hasta los comienzos del siglo XIV.

Aquí, las obras más importantes son las tablas capitales de Duccio di Boninsegna (Madonna Ruccelai), Cimabue (Maestà di Santa Terinitá) y Giotto (Maestà di Ognissanti).

En la sala 3 encontraremos una estancia dedicada al Trecento sienés, con obras venidas directamente de la catedral de Siena, como la Anunciación de Simone Martini y Lippo Memmi o la Presentación en el Templo, de Ambrogio Lorenzetti.

La sala 4 dará paso al Trecento florentino, nuevamente con obras de Giotto como el Maestro della Santa Cecilia, entre muchos otros artistas del momento, como Taddeo Gaddi o Andrea Orcagna.

Con la sala 5 y 6 llega el momento de conocer parte del gótico internacional. Las primeras décadas del Quattrocento quedan así representadas por obras de Giovanni di Paolo, Jacopo Bellini o Gentile da Fabriano.

Destacan obras como la Coronación de la Virgen de Lorenzo Monaco o Gentile da Fabriano, uno de los grandes pintores del Quattrocento italiano.

A partir de la sala 7 la colección comienza a llamar mucho la atención de los turistas. Quizá sea el inicio de la parte más apreciada por los visitantes, pues es la sala dedicada al Primer Renacimiento.

Aquí encontraremos obras tan destacadas como Batalla de San Romano, de Paolo Uccello, Virgen del cosquilleo, de Masaccio o Virgen con niño y santos, de Domenico Veneziano.

La sala 8 concentraría un gran número de obras de Filippo Lippi, con once en total, pero también cuadros de Alesso Baldovinetti, Francesco Pesellino o Piero della Francesca.

Pasando por la sala 9, dedicada a los hermanos Antonio y Piero Pollaiolo, llegaremos por fin a la sala 10. De aquí hasta la 14 conoceremos a fondo la obra de un gran pintor muy reconocido mundialmente, Botticelli.

A partir de aquí, contamos con una sala dedicada a Leonardo da Vinci (la 15), Giovanni Bellini y Giorgione (sala 21), Miguel Ángel y maestros florentinos (sala 25), Rafael y Andrea del Sarto (sala 26), Tiziano (sala 28) o Rubens (sala 41).

Además también hay salas dedicadas a Rembrandt y la pintura flamenca del siglo XVII, al siglo XVII italiano y europeo, al Barroco y contrarreforma toscana, al Cincuecento y al siglo XVIII italiano y europeo, entre muchos otros.

No podemos olvidar las salas de la primera planta, realmente interesantes. Se accede a ellas a través de la Escalera de Buontalenti y son la Sala de Caravaggio, la de Bartolomeo Manfredi, la de Gherardo delle Notti o la de Guido Reni entre otras.

Madonna del jilguero .[1]

Aunque las obras son muchísimas y sería imposible nombrarlas a todas. Podemos decir que las obras más importantes de este museo son la “Virgen del Jilguero” de Rafael, la “Sagrada Familia con San Giovannio” por Miguel Ángel, la “Medusa” de Caravaggio, el “Nacimiento de Venus” y la “Primavera” de Botticelli y “La anunciación” de Leonardo Da Vinci.

  • Algunos consejos

Las colas aquí son realmente importantes. No obstante, podemos intentar evitarlas acudiendo a horas poco transitadas (sobre las 16:30 o 17:00) aunque hay que tener claro que de esta forma necesitaremos más de un día para verla a fondo. También podemos reservar la entrada de forma anticipada, aunque esto nos costará 4 euros más por persona, pero sin duda merece la pena.

  • Localización: Piazzale degli Uffizi 6
  • Horario de visitas: martes a domingo de 8:15 a 18:50
  • Tarifas: 15 euros por persona y 11,75 de entrada reducida

Otros museos de interés:

Foto vía: kevinpoh

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Visitas en Florencia



Deja tu comentario